La presoterapia es una técnica que utiliza la presión del aire suministrado por un compresor para producir un efecto de compresión-descompresión sobre los tejidos, simulando el efecto de un masaje, y favoreciendo por tanto el drenaje venoso y linfático.

Los fisioterapeutas utilizamos la presoterapia para el tratamiento de problemas circulatorios como linfedemas, retención de líquidos, piernas cansadas, sensación de pesadez, etc. Igualmente, por sus beneficios, la presoterapia es utilizada en deportistas para reponerse después de una dura jornada de entrenamiento, ya que estimula el sistema circulatorio y favorece una mejor recuperación. También, en el campo de la estética, se trata de una técnica muy empleada para reducir la celulitis, así como para prevenirla.