La ecografía aplicada al sistema músculo-esquelético nos va a permitir obtener imágenes dinámicas y en tiempo real de los tejidos que forman el aparato locomotor del ser humano (tendones, músculos, ligamentos, nervios, articulaciones,…).

En fisioterapia, el empleo de equipos de ecografía nos va a permitir valorar de una forma mucho más objetiva la evolución de nuestros pacientes. Además, se trata de una herramienta fundamental para la realización de técnicas como la punción seca o la electrolisis percutánea. Cuando decidimos realizar un tratamiento utilizando técnicas invasivas es esencial que la ejecución de estas técnicas se lleve a cabo de forma ecoguiada, ya que nos va a permitir obtener una mejor localización del tejido diana, consiguiendo así una intervención más precisa, más segura y con mejores resultados.

Ventajas

  • Es una técnica inocua, que no emite radiaciones ionizantes.
  • Permite realizar estudios dinámicos, y conocer así como se contraen, se relajan o se estiran nuestros músculos.
  • Nos sirve también para estudiar el riego sanguíneo de la zona gracias a las técnicas tipo Doppler, muy importante para valorar los procesos inflamatorios y su evolución.
  • Nos va a permitir realizar una valoración inmediata del tejido en estudio.
  • No posee contraindicaciones ni efectos secundarios conocidos.